Pymes: cómo planificar las vacaciones

De cada diez pymes, en nueve suele haber algún tipo de conflicto respecto de las vacaciones. Por un lado, entre el personal y el empleador por las fechas de las mismas. En segundo lugar, entre los mismos empleados por elegir las fechas, y en tercer lugar por cuestiones administrativas relacionadas al sector.

Sin embargo, para la pyme coordinar las fechas de vacaciones para todos los empleados ocasiona un inconveniente operativo que deber ser solucionado con organización.

El primer y gran consejo es no permitir el paso del tiempo y planificar las vacaciones de absolutamente todo el personal, pues sólo así evitaremos conflictos innecesarios.

Los especialistas en Recursos Humanos aseguran que es más importante cuidar el ambiente laboral respecto de este tema que pensar en cubrir costos y empleados con las ausencias. De hecho, un trabajador descansado mentalmente es más productivo que uno que no lo está.

Asimismo, se recomienda que los empleados como los directivos se tomen las vacaciones en tiempo completo, es decir, no “guardar o acumular” días y acortar el plazo de descanso.

Por último, así sea el departamento de Recursos Humanos como el coordinar o gerente, debe cuidar que entre los empleados la elección de fechas de vacaciones no afecte ni genere inconvenientes.

Fuente:http://www.pymenews.es/pymes-como-planificar-las-vacaciones/1479/

Anuncios

La pyme y las herramientas tecnológicas: automatización de procesos

Para una pyme diferenciarse de sus competidores no es una opción sino un imperativo. Si la empresa quiere subsistir tiene que aportar al cliente argumentos para que compre su producto o servicio y no los de la competencia. La calidad es, en este punto, una herramienta clave para conseguir el éxito. Una consultora tecnológica puede ayudar a asegurar los distintos procesos a través de una ordenación correcta de los flujos de información y dando un soporte a la propia gestión de calidad. Tener claro un protocolo previo de actuación puede ser muy útil para garantizar el final feliz de la aventura.

1. PRINCIPIOS

— Principio 1: Una consultora tiene como misión servir de ayuda para la mejora del negocio de sus clientes, independientemente del tamaño de la empresa.
— Principio 2: Para el caso de la consultoría tecnológica, la desvinculación entre tecnología y negocio no es nunca posible y menos aún cuando el cliente es una pequeña o mediana empresa.
Una consultora debe tener estos principios absolutamente asumidos.

2. LA CASA POR LOS CIMIENTOS

Cuando una PYME se pone en contacto con una consultora, es importante utilizar un pequeño protocolo que permite saber qué tipo de ayuda necesita la empresa y si se puede o no suministrar. Básicamente se descubre si la empresa está preparada y dispuesta para afrontar la automatización como algo estructural.

Paradójicamente, cuando una empresa decide automatizar lo primero que hay que hacer es analizar los procesos de la compañía de forma “a-tecnológica” es decir, sin pensar en la tecnología que luego vendrá a dar soluciones concretas. Es decir, lo primero es ordenar procesos, saber quién es el responsable de cada uno de ellos, saber qué hace a un proceso excelente para nuestra empresa y establecer indicadores sobre los mismos.

Es interesante ver cómo, a menudo, las PYMES ven este trabajo inicial con reticencia y cierto rechazo. No obstante, cuando se termina el análisis, que en principio por ser una PYME no debe ser demasiado costoso en tiempo, el propio cliente entiende lo absolutamente necesario del mismo e incluso utiliza los diagramas y documentos generados para proponer mejoras.

3. LO MÁS RENTABLE

Una vez que tenemos claro qué procesos está ejecutando la empresa y que conocemos los procesos más débiles, debe tomarse la decisión de automatizar o no, siempre considerando la automatización como una importante herramienta de mejora, pero no la única. En este aspecto, es conveniente tener unas reglas muy claras:

— Primero hay que identificar los procesos que más beneficios prometan y descubrir qué coste total tiene el cambio que se va a proponer (coste económico, tiempo y recursos propios implicados).
— Se establecerá un orden teniendo en cuenta que se necesita compaginar los cambios de fuerte calado con los éxitos rápidos.
— Se planificarán los cambios asignando recursos económicos, plazos y responsables.
Para hacer una automatización de forma coherente, tal como se indica, es importante decidir una estrategia tecnológica, para lo que claramente puede ayudar la empresa consultora. En esta estrategia lo primero es tener claro los objetivos de negocio de la empresa y qué infraestructura tecnológica es necesaria para facilitar el desarrollo de la estrategia de negocio. Es decir, para decidir montar un SQL SERVER o un MySQL es necesario saber cuales son los objetivos y la estrategia de negocio de la empresa, aunque suene paradójico.

4. LA INFORMACIÓN

Actualmente la gestión de la información es la base del éxito de una empresa moderna. Dotarse de una estrategia de gestión de la información y establecer unos métodos de trabajo que la aprovechen es muy importante para tener éxito. La información tiene que ser registrada, desbrozada y analizada para conseguir extraer conclusiones que permitan la gestión. Una consultora tecnológica, en una nueva compañía, debe analizar la situación de la gestión de la información y de los soportes tecnológicos que tiene (si existen) si quiere comprender cuales son los puntos clave de la empresa en estudio.

Una vez que se analizan los flujos de información pueden identificarse problemas que son delatados por los mismos. Es usual que las empresas catalogadas como PYMES no tengan identificados cuáles son los procesos clave, las responsabilidades y los mecanismos básicos de seguimiento y control. Normalmente en una PYME muchas personas asumen roles distintos y esta concentración de actividades les impiden especializarse y generar la suficiente información que permita un análisis posterior.

5. CALIDAD COMO ESTRATEGIA DE LA PYME

Para una PYME diferenciarse de sus competidores no es una opción sino un imperativo. Si la empresa quiere subsistir tiene que aportar al cliente argumentos para que compre su producto o servicio y no los de la competencia. La calidad es, en este punto, una herramienta clave para conseguir el éxito.

Una consultora tecnológica puede ayudar a asegurar los distintos procesos a través de una ordenación correcta de los flujos de información y dando un soporte a la propia gestión de calidad: gestión de los registros, indicadores, gestión de documentación, etc. Una vez más se pone de manifiesto la necesidad que tienen las consultoras tecnológicas de ser expertas en los procesos de negocio de sus clientes. Sin un conocimiento excelente de qué objetivos persigue un Sistema de Calidad de un cliente determinado es imposible automatizar el proceso de gestión de calidad con éxito.

6. CRECIMIENTO

Una consultora es importante para ayudar al crecimiento de una PYME de forma que le sea posible incrementar su capacidad de hacer negocios, la calidad de los servicios prestados, la satisfacción del cliente, sus ingresos, etc. La consultora debe actuar, en este caso, como facilitadora del éxito de su cliente. No puede ser de otra forma, el éxito de la consultoría es el éxito continuado de sus clientes. Por ejemplo, si una empresa asume el reto de salir al extranjero a vender sus servicios necesita apoyarse en terceros cualificados y alineados con su estrategia de negocio para poder llegar más lejos, más rápido y con menos riesgo. De todas formas, cualquier consultor debe apercibir a su cliente de los riesgos que conlleva un crecimiento demasiado rápido. En este caso actuamos un tanto “egoístamente” ya que lo que no queremos es que, por correr demasiado, nuestro cliente se estrelle y, dicho sea de paso, nuestro negocio se agote.

Como conclusión decir que la consultora tecnológica aporta especialización y una visión del negocio externa que permite la crítica constructiva y habilita el camino para introducir mejoras en el negocio del cliente. El objetivo de la consultora debe ser siempre conseguir que su cliente justifique su inversión en base a mejoras palpables en el corto plazo: ahorros de coste, aumento de la productividad, mejora en la toma de decisiones, mejor gestión de la información, etc.

Autor: Carlos Gutiérrez Lanzarán

Prospectos Adecuados = Más Ventas

Para cerrar una venta hay  que realizar presentaciones a varias prospecto y muchos de éstos nos dirán que “no”, existe una manera realmente efectiva para disminuir las respuestas negativas y aumentar las positivas.

No importa qué tan bueno sea el producto, qué tan reconocida sea la compañía, ni qué tan buenos seamos como vendedores; no todas las personas pueden o quieren comprar lo que vendemos, de tal manera que mucha de nuestras ofertas serán rechazadas muchas veces antes de que logremos cerrar una venta.

Si de cada 10 prospectos  a quienes les hacemos una presentación de ventas, cerramos una, significa que tenemos un porcentaje de cierre del 10%. Es decir, si queremos cerrar cinco ventas cada mes, tendremos que visitar a 50 prospectos mensualmente. En muchas ciudades del mundo, esta tarea se vuelve prácticamente imposible porque los tiempos de traslado entre una cita y otra son muy largos. Entonces la gran pregunta es ¿cómo puedo vender más si no puedo visitar a tantas personas? La respuesta es realizando presentaciones de ventas a los prospectos indicados.

Y bien, ¿Cómo identificamos a los prospectos adecuados?

1- Debe tener la necesidad.

Un buen prospecto es una persona que presenta una necesidad específica que nuestro producto puede satisfacer. Si tenemos suerte, el prospecto sabrá que tiene esta necesidad y muy probablemente estará buscando quién la satisfaga. En caso de que el prospecto no sepa que tiene la necesidad pero nosotros sí, nuestra tarea será demostrarle lo que nuestro producto puede hacer por él y el beneficio que obtendrá al obtenerlo.

2- Debe tener interés en nuestro producto.

Si al prospecto no le interesa nuestro producto porque, aunque tiene la necesidad, no es una de sus prioridades, será mucho más difícil cerrar una venta con él. Es por esto que debemos seleccionar a las personas que estén más interesadas en nuestros productos, porque de lo contrarios será más difícil convencerlo.

3-Debe tener dinero para comprarnos.

De nada valdrá todo lo anterior si nuestro prospecto no tiene el dinero para adquirir nuestro producto. Una persona puede tener la necesidad de comprar nuestro producto y estar muy interesada en él, pero si no tiene dinero para comprarlo, estamos perdidos. Difícilmente avanzaremos en la negociación para cerrar la venta.

4- Ubicar a la persona adecuada

Existen muchos vendedores que hacen excelentes presentaciones de ventas y  convencen completamente a sus prospectos de que su producto es lo que estaba buscando para satisfacer sus necesidades, y que saben que el dinero no es problema porque el prospecto así se lo ha hecho saber; pero cuando se llega el momento de decidir, tristemente se dan cuenta de que trabajaron con la persona equivocada porque ésta no es la que toma la decisión en la empresa,  y luego se enteran de que, el que realmente toma la decisión, ya está haciendo trato con su competencia.

Deja de trabajar como un vendedor improvisado y empieza a hacer una labor de ventas profesional. Antes de visitar a un prospecto se debe hacer una ardua labor de investigación para saber si éste tiene la necesidad, el interés, el dinero y el poder de decisión. Si un prospecto no cumple con una de estas cuatro características, la probabilidad de cierre que tendremos será más baja y seguramente estaremos perdiendo nuestro tiempo.

Así que, de ahora en adelante, dedica más tiempo a encontrar prospectos de calidad y tus ventas se duplicarán, cuando menos; permitiendo así tener un incremento en tus ingresos y una disminución sustancial en la cantidad de trabajo improductivo.

Eficacia Vs. Eficiencia

“La eficiencia es muy importante. Sin ella, no habría organizaciones; con ella hay menos organizaciones…los expertos en eficiencia están más contentos cuando hay menos costos, incluso si esto implica que haya menos clientes..”.- Minztberg. 

La eficiencia es un “paradigma importado” de la teoría económica, que ha orientado el trabajo de las organizaciones y sus dirigentes durante décadas, desde los trabajos de los economistas clásicos, Adam Smith y David Ricardo a mediados del siglo XVIII. Su planteamiento esencial es la relación entre insumos (gastos) y resultados (ingresos), su expresión es la reducción de los costos, o los costos mínimos. Tiene una lógica contundente, usted tiene que “producir con los costos más bajos posibles”, o dicho de otra forma, “obtener los mayores resultados con los mismos recursos (gastos)”.

La eficiencia actúa en el ámbito interno de la empresa, ahí es donde usted puede trabajar para reducir sus gastos. Pero ¿qué pasa en un entorno turbulento? se preguntan los especialistas, donde usted tiene que estar al tanto de lo que está pasando “afuera” de la empresa, para ajustar sus estrategias y acciones de manera que pueda aprovechar las oportunidades o neutralizar las amenazas que se presenten.

Ante esto, Drucker dice “No basta con hacer las cosas correctamente (eficiencia), hay que hacer las cosas correctas (eficacia)…”. Menguzzato, especialista española, en su libro sobre Dirección Estratégica expresa: “…la experiencia demuestra que el éxito y supervivencia a largo plazo de la empresa depende más de los progresos en su eficacia que en su eficiencia…”.

Si usted se preocupa sólo de la eficiencia, puede llegar a ser el productor más eficiente de algo que no le interese a la gente. La bibliografía sobre el tema ofrece abundantes ejemplos de empresas que eran las más eficientes en su actividad, pero que no percibieron a tiempo los cambios que se estaban gestando en el entorno, no modificaron sus estrategias y, a la larga, tuvieron que salir del negocio. Ese es el caso de la Owen Illinois, la empresa productora de envases de cristal más eficiente de los EEUU, que no percibió a tiempo las preferencias por los envases plásticos. Cuando lo comprendió, era demasiado tarde.

La eficiencia hace énfasis en: los medios, hacer las cosas correctamente, resolver problemas, ahorrar gastos, cumplir tareas y obligaciones, capacitar a los subordinados, aplica un enfoque reactivo.

La eficacia (o efectividad) hace énfasis en: los resultados, hacer las cosas correctas, lograr objetivos, crear más valores (principalmente para el cliente), proporcionar eficacia (empowerment) a los subordinados, aplica un enfoque proactivo, es decir, en lugar de reaccionar, anticiparse.

La eficiencia se concentra en cómo se hacen las cosas, de qué modo se ejecutan. La eficacia en: para qué se hacen las cosas, cuáles son los resultados que se persiguen, qué objetivos se logran. La pregunta básica de la eficiencia es ¿Cómo podemos hacer mejor lo que estamos haciendo?. La de la eficacia es: ¿Qué es lo que deberíamos estar haciendo?.

En el proceso de formulación de la estrategia de una empresa el enfoque que debe prevalecer en la formulación de objetivos y estrategias es el de la “eficacia”. El enfoque de la eficiencia “entra” en el momento en que se definan los planes, los presupuestos y las acciones para poner en práctica la estrategia. La eficacia se centra en el “¿Qué?”, la eficiencia en el “¿Cómo?”.

Centrarnos en la eficiencia puede conducirnos a “bajar costos a toda costa”. Basta con recorrer todo el proceso de la empresa y determinar dónde “debemos” rebajar los costos. Trabajar por la eficacia es más difícil, hay que pensar en lo que sucede afuera, en cómo generar valor para los clientes, y con esto, para la propia empresa, qué tendencias podemos avizorar, qué está haciendo la competencia, entre otras cuestiones.

La necesidad de que los directivos presten una atención preferente a lo que está pasando en el entorno, más que lo que sucede internamente en su empresa, la resalta Drucker en las siguiente propuesta:

“…en las condiciones actuales y más en el futuro, una de las grandes habilidades que deben adquirir los directivos es recibir información desde el exterior; tiene que salir, analizar las percepciones que tiene sobre la economía, los mercados, los valores de los consumidores, su psicología. La actividad de las compañías y sus directivos principales en los próximos 15 años es desarrollar el suministro de información del exterior…”

No se trata de que prescindamos de la eficiencia. El uso más racional de los recursos, la reducción de los costos y el ahorro, son objetivos que deben atenderse, no solo por las empresas, sino también por las entidades públicas, ONGs, organizaciones sin ánimo de lucro, en fin por cualquier tipo de organización.

De lo que se trata es de tener claro a qué debemos darle prioridad en el momento de definir nuestra estrategia, de identificar qué es lo que debemos estar haciendo, antes de ocuparnos de cómo hacemos, lo que estamos haciendo. Un especialista presenta un enfoque interesante, en el que integra ambos enfoques cuando define la “Nueva fórmula del Éxito”, de la siguiente forma:

Éxito = Eficacia (Efectividad) + Eficiencia + Innovación y cambio

¿Cuál es la lógica de esto?. Sencillamente, que la empresa debe:

  • Primero, identificar qué es lo más conveniente que debe hacer (para aprovechar una oportunidad o neutralizar una amenaza);
  • Después, tratar de hacerlo de la forma más eficiente posible (con el mínimo de gastos):
  • Pero, no se puede limitar a esto, la competencia puede estar haciendo lo mismo, por tanto, debe tratar de innovar constantemente, de crear nuevas formas de satisfacer necesidades y generar productos y servicios de alto valor para el cliente

¿Es Necesario El Liderazgo Para Las PYMES?

Las PYMES son la alternativa empresarial del futuro, puesto que para nadie es una novedad reconocer que las PYMES son la modalidad empresarial con mayor auge actualmente.

Si te fijas en los periódicos o en Internet, cada día las noticias relacionadas con las PYMES son más relevantes.

La demanda de productos y servicios está creciendo, pero no se están creando grandes empresas para cubrir el déficit, por lo que las PYMES, ya sea en forma de franquicias, cooperativas, compañías anónimas, y de cualquier otro tipo, están asumiendo las cuotas de mercado que las grandes firmas están dejando, que están perdiendo o que no ocupan.

Como complemento, el impresionante avance tecnológico está descubriendo nuevos e interesantes segmentos de mercado que requieren atención inmediata.

Por otra parte, los problemas de despidos laborales masivos y el creciente y desmedido nivel de desempleo, nos está llevando a que el hombre se decida, en mayor proporción que en tiempos anteriores, a emprender, a crear empresas personales, ya sea en el mundo físico tangible o en el virtual en Internet.

¿Qué es un Líder?

Un Líder no es más que una persona que teniendo un sueño (visión) se pone a trabajar proactivamente (es emprendedor), tiene la habilidad de conseguir seguidores y convencerlos de que lo apoyen en alcanzar su sueño (utiliza la persuasión), trabaja incansablemente (es perseverante) y logra lo que quiere (alcanza el éxito).

Entonces, esta definición sencilla, pero real, se aplica a cualquier tipo de empresa, incluyendo las PYMES.

Pero, el Líder de la empresa del futuro tiene que enfocarse, primeramente, en mejorar su relación con el hombre y su medio ambiente, si desea lograr el compromiso de otros hombres para perdurar en el mercado y en el tiempo, como empresa.

El Liderazgo no se trata de control. Podemos controlar la administración, los números, las estadísticas, los activos fijos, los equipos, los materiales y los recursos informáticos, pero al hombre debemos dirigirlo y guiarlo, y los Líderes son los encargados de realizar esta tarea.

Otra cosa importante es que las empresas son el reflejo de quienes las dirigen; y que las organizaciones funcionan y crecen, en razón directa de la calidad de su Liderazgo. Por lo tanto, es imprescindible que los empresarios, aún los de las PYMES más pequeñas, se conviertan en buenos Líderes para su propia organización.

El Liderazgo, tiene que ver con hacer que personas comunes en organizaciones ordinarias, descubran, reconozcan y asuman su propio poder y sus destrezas, los pongan en práctica y logren resultados que beneficien al conjunto. Un emprendedor de una PYME es una persona que se arriesga, en nichos de pequeña escala, para atenderlos de una manera más efectiva.

Las grandes corporaciones pierden su efectividad al concentrar muchos segmentos de mercado diferentes, bajo un mismo enfoque y estrategia.

Los Líderes de la PYMES se ven obligados, para poder competir con las grandes empresas, a idear nuevas estrategias destinadas a generar mejoras en el servicio al cliente, en la innovación del marketing, en la calidad de respuesta, del trabajo en equipo, de la velocidad de acción, y ahora, las redes sociales.

Precisamente, ésta es la llave que abre la puerta a la necesidad del Liderazgo dentro de las PYMES. Las empresas en la actual terrible y feroz competencia de mercado, están siendo exigidas de manera excesiva para subsistir en él. Es requisito indispensable para la permanencia, hoy día, ser muy rápido, muy flexible, muy innovador, muy barato y perfecto.

Pero además, el nuevo Líder emprendedor de las PYMES, debe contar con una estrategia que comprenda no sólo el aspecto técnico del manejo empresarial, sino que tiene otras tareas prioritarias que desarrollar:

1. Debe aprender a tocar el corazón de las personas, antes de poder exigirles su compromiso.

2. Debe estar convencido de que la persuasión que ejerza en sus colaboradores, y con la cual consiga efectos positivos, será producto de la confianza que genere en las personas, gracias a su comportamiento consciente, ético y moral.

Marketing de Guerrilla: Una solución ideal para la Pyme

El estilo de Marketing de Guerrilla: Una Solución ideal para las pymes

Ninguna empresa puede darse el lujo de hacer gastos innecesarios, o, incluso aún, de escoger entre diversas acciones posibles aquellas que rindan menos que las demás.

¡Tenemos que optimizar el uso de nuestros recursos! ¡Tenemos que optimizar nuestra rentabilidad en el corto, mediano y largo plazo!

Para esto, ¡tenemos que hacer converger óptimamente todas nuestras acciones de marketing y desarrollo empresarial competitivo! Y esto no es tarea de los Directivos de la empresa solamente. ¡Es tarea de todos y cada uno de nosotros!

El estilo del Marketing de Guerrilla: Substancia del Mensaje con Estilo, y no Puro Estilo sin substancia

Nuestra responsabilidad como “guerrilleros del marketing”, reside principalmente en mantener siempre en ascenso la curva de ventas, la curva de satisfacción y fidelidad de clientes, y la curva de utilidades de la empresa.

Nuestra responsabilidad no reside en ser creativos por la creatividad misma; tampoco reside en dar más de lo que podemos recibir, ni menos de lo que tenemos que dar para recibir lo que queremos.

En nuestras comunicaciones, estilo y substancia son elementos irrescindibles, inseparables; pero jamás podemos privilegiar estilo en detrimento de la substancia capaz de generar mayores ingresos en ventas y fidelización de clientes.

De igual forma, mal podemos privilegiar substancia en detrimento del estilo en ese momento necesario. Nuestra responsabilidad, en fin, es la de ser criteriosos y siempre comprometidos, pragmáticamente, con lograr que nuestra empresa sea cada vez más sólida, competitiva y rentable. Tenemos que cuidarnos de la creatividad por la creatividad misma, o del entretenimiento por el entretenimiento mismo, o de las dádivas por las dádivas mismas.

La ecuación tiene que ser, siempre: “creatividad, y/o entretenimiento y/o dádivas (o promociones) = mayores utilidades, mayor solidez, mayor fidelidad de clientes.”

Los mismo con nuestros despliegues de esfuerzos y energías. O con nuestras decisiones sobre gastos o actividades a realizar. Siempre tenemos que maximizar los retornos de lo que gastamos, invertimos o destinamos al desarrollo de cualquier actividad. Las consideraciones de costo-beneficio tienen que estar siempre presente y siempre tienen que ser la piedra de toque de nuestras decisiones.

Nunca tenemos que considerar un gasto como grande o caro en sí mismo un gasto es caro, por pequeño que sea en valores absolutos, cuando el retorno que obtenemos por ese gasto (o inversión) es inferior a ese gasto, o inferior a la relación que podríamos haber obtenido de realizar un gasto distinto aunque mayor. De igual forma, un gasto (o inversión) alto en términos absolutos, es barato, conveniente y deseable, si el retorno que nos produce es el mejor que podríamos esperar de entre todas las alternativas viables a escoger.

Esto del gasto, es una ampliación lógica al tema del estilo y la substancia. Con gastos (o inversiones) es que imprimimos estilo a nuestros mensajes, a los entretenimientos que ponemos a disposición de nuestros clientes, a los premios y/o regalos (o dádivas) con las que promocionamos nuestros productos y servicios.

La substancia, en cambio, es tal vez lo más próximo a los retornos mismos. La substancia es el mensaje concreto y único de venta. En función de esta substancia es que tenemos que colocar nuestros estilos, nuestros gastos, nuestros entretenimientos, nuestras inversiones, nuestras promociones, en fin, todos los medios viables a nuestro alcance.

La decisión concreta y final entre estilo y substancia, como entre gastar o no gastar, no es tan fácil. ¡Hay que encontrarla!

En fin, dado este tipo de relaciones entre lo principal y lo accesorio, y pongamos siempre nuestro dinero más en la substancia que en la forma, más en el mensaje que en el estilo; pero sin que ese mensaje se pierda o pase inadvertido o no arroje las utilidades esperadas y deseables, por falta de forma o por falta de estilo!

Lo que interesa, es siempre, en los plazos inmediatos, mediatos y largo, las relaciones costo/beneficio, sin que nada ocurra en detrimento de lo demás. El exagerado énfasis en las ventas inmediatas, puede conspirar con las ventas futuras. Y, la concentración desmedida en las ventas futuras, puede quitarnos los recursos provenientes de las ventas inmediatas que nos permitirán estar holgadamente en el mercado para hacer esas ventas el día de mañana.

Lo mismo con el mensaje, el estilo y el o los medios por los que se pasan esos mensajes. Sabido es que en situaciones límites y a veces incluso en situaciones no tan extremas, el mensaje se confunde con los medios a través de los cuales se transmite, e incluso con el estilo que se le da para transmitirlo. Como decía un experto en comunicaciones como McLullan, el medio es el mensaje; y, seguramente también, muchas veces el estilo es el mensaje mismo.

Tenemos que tener todo esto en cuenta. Pero, por sobre todas las cosas, en el “marketing de guerrilla,” tenemos que tener en cuenta los resultados en términos de AUMENTO DE VENTAS Y FIDELIDAD sostenida y creciente de clientes. Y, para lograr esto, no tenemos que ser ortodoxos.

Email Marketing: Mercadeo a Bajos Costos

El Email Marketing  es una estrategia de mercadeo directo que le permite  publicitar su producto de una manera económica.

Seguramente todos al revisar nuestra bandeja de correo electrónico nos hemos encontrado con un correo de publicidad, se trata del llamado Email Marketing, el cual forma parte de una práctica bastante habitual hoy en día. Las empresas utilizan esta técnica para difundir a través de correos electrónicos su mensaje publicitario, el cual puede ir desde una forma muy básica hasta una forma con gran calidad multimedia: fotos, videos, link, etc.

El Email Marketing corresponde a los primeros indicios del mercadeo digital, se manifestó altamente a principios de la década por su alto alcance y bajo costo, ya que se puede llegar a millones de usuarios con una inversión mínima. Una técnica con resultados muy efectivos si son utilizados con eficiencia. Además de que es posible asociar esta práctica a todo tipo de rubros.

En sus comienzos, los correos de email marketing contenían mucha información por lo que eran tediosos de leer. Hoy en día esto ha cambiado notablemente con verdaderas experiencias visuales agradables para el receptor. En la actualidad se persigue el mismo objetivo pero con avances mayores. Lo que sí es importante es contar con herramientas que permitan evaluar el impacto de esto.

Las pymes pueden ver en el Email Marketing una oportunidad de llevar sus productos a millones de personas a muy bajos costos que no afectarán notablemente su presupuesto.

A Continuación algunos consejos de cómo potenciar el Email Marketing:

  1. Un título llamativo en el Asunto: Un título llamativo en la línea asunto, despierta el interés para que sus clientes o prospectos abran y lean con avidez sus mensajes de email.
  2. Diseño: Crea un diseño que refleje lo que es tu empresa. Utiliza tu logo, tus colores, tu slogan.
  3. Cuidar la Ortografía: Enviar un correo con errores ortográficos denota poco profesionalismo, descuido y da mala imagen de su empresa. Este es un detalle que hay que cuidar.
  4. Base de Datos: Construir una buena base de datos es una de las acciones principales para obtener buenos resultados.
  5. Frecuencia de envío: Es importante definir cada cuánto enviarás tu mensaje.

“El Email Marketing no es el envío de solo un email, es una serie de comunicaciones efectivas y estratégicas.”